Necesita Instalar Flash Player para usar este reproductor
 

Razones del no a la Eutanasia

La Eutanasia es SUICIDIO asistido, de ahí que ya sea lamentable el que tan solo se considere. Pero tambièn es posibilidad de anticipar la muerte a un pariente... ¿Cuánto se podrá anticipar?,

No podrá ser utilizada tambièn por delincuentes para resolver rápidamente la necesidad de anticipar una herencia o para familiares desinteresados eliminar la necesidad de atención prolongada a un enfermo terminal. ¿Y qué puede decirse del tráfico de órganos con instrumentos legales para ganar velocidad en donantes?Por otra parte, no será mas "evidente" ahora que nuestros parientes viejos o desahuciados, están "sobrando en este mundo"?

No guardemos silencio, no hablemos en privado del tema, no pequemos por omisiòn, es necesario comprender el transfondo anti-vida de la campaña por la aprobaciòn de la Eutanasia

PRESENTACIÓN

La legalización de la eutanasia ha venido siendo promovida en diversos paises, a partir de su legalización en Holanda, tomando esta idea fuerza, como parte de una actitud generalizada frente a la vida humana que tiene muy diversos aspectos para ser analizados con detenimiento.

Dentro de una serie de artìculos que publicaremos sobre LA EUTANASIA iniciamos con el documento la Associació Catalana d’Estudis Bioètics (ACEB) se aporta al importante debate social reflexiones fundamentales ante un asunto tan delicado como la despenalización de acciones contra la vida humana.

 
 

1- ¿QUÉ ES LA EUTANASIA?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la eutanasia como aquella "acción del médico que provoca deliberadamente la muerte del paciente".

Esta definición resalta la intención del acto médico, es decir, el querer provocar voluntariamente la muerte del otro. La eutanasia se puede realizar por acción directa: proporcionando una inyección letal al enfermo, o por acción indirecta: no proporcionando el soporte básico para la supervivencia del mismo. En ambos casos, la finalidad es la misma: acabar con una vida enferma.

Esta acción sobre el enfermo, con intención de sacarle la vida, se llamaba, se llama y debería seguir llamándose homicidio. La información y conocimiento del paciente sobre su enfermedad y su demanda libre y voluntaria de poner fin a su vida, el llamado suicidio asistido, no modifica que sea un homicidio, ya que lo que se propone entra en grave conflicto con los principios rectores del Derecho y de la Medicina hasta nuestros días.

2- EL DEBATE ACTUAL

La eutanasia es un acto que busca provocar la muerte a una persona enferma que conlleva graves consecuencias familiares, sociales, médicas, éticas y políticas. Su despenalización modificará en su propia raíz la relación entre las generaciones y los profesionales de la medicina. El Informe Remmelink sobre la práctica de la eutanasia en Holanda arroja a la luz 1.000 muertes por eutanasia involuntaria (sin consentimiento) en 1990. Estos 1.000 pacientes eutanasiados se convierten en 1.000 poderosísimas razones para oponerse a la eutanasia activa. Igualmente en los casos en los que la eutanasia es solicitada por el enfermo existe un grave problema ético porque se trata de una derrota social y profesional ante el problema de la enfermedad y de la muerte. Los casos extremos y la autonomía personal, siempre aludidos por los partidarios de la eutanasia para su despenalización, no deben generar leyes socialmente injustas, que enfrentan el deseo individual con el ineludible deber del Estado a la protección de la vida física de cada ciudadano.

Hay que eliminar el sufrimiento humano, pero no al ser humano que sufre.

Tres cuestiones complejas están presentes en el debate de la eutanasia: el consenso democrático, la dignidad de la persona humana y la autonomía personal.

  • El consenso:

El consenso convierte el principio legislativo en la única fuente de verdad y de bien, y deja la vida humana a merced del número de votos emitidos en un Parlamento. Las legislaciones sobre el aborto, la clonación humana, la fecundación extracorpórea y la experimentación embrionaria son consecuencia de la aplicación del principio de las mayorías.

Los derechos humanos no son otorgados por el número de votos obtenidos, ni por la sociedad, ni por los partidos políticos, aunque deben siempre reconocerlos y defenderlos. No se basan tampoco en el consenso social, ya que los derechos los posee cada persona, por ser persona. Las votaciones parlamentarias no modifican la realidad del hombre, ni la verdad sobre el trato que le corresponde.

  • La dignidad de la vida humana

Ninguna vida carece de valor.

El hecho de nacer y el de morir no son más que hechos y sólo hechos, adornados naturalmente de toda la relevancia que se quiera. Precisamente por ello no pueden ser tenidos como dignos o indignos según las circunstancias en que acontezcan, por la sencilla y elemental evidencia de que el ser humano siempre, en todo caso y situación es excepcionalmente digno, esté naciendo, viviendo o muriendo. Decir lo contrario es ir directamente en contra de lo que nos singulariza y cohesiona como sociedad.

Legalizar la eutanasia es una declaración de derrota social, política y médica ante el enfermo que no acabará con las perplejidades de la vida, ni de la muerte, ni con las dudas de conciencia de los médicos, de los pacientes y de los familiares.

  • La autonomía personal.

"El derecho a morir no está regulado constitucionalmente, no existe en la Constitución la disponibilidad de la propia vida como tal" Si existiera este derecho absoluto sobre la vida, existirían otros derechos como la posibilidad de vender tus propios órganos o aceptar voluntariamente la esclavitud.

La autonomía personal no es un absoluto. Uno no puede querer la libertad sólo para sí mismo, ya que no hay ser humano sin los demás. Nuestra libertad personal queda siempre conectada a la responsabilidad por todos aquellos que nos rodean y la humanidad entera. La convivencia democrática nos obliga a someternos y a aceptar los impuestos, las normas y las leyes que en ningún momento son cuestionados como límites a la libertad personal.¿Por qué no queremos descubrir un bien social en la protección legal de la vida en su finitud? ¿Qué cultura dejaremos a nuestros hijos si les transmitimos que los enfermos no merecen la protección de todos?

3- CÓMO QUEREMOS MORIR?

 

  • Todos queremos una buena muerte, sin que artificialmente nos alarguen la agonía, ni nos apliquen una tecnología o unos medios desproporcionados a la enfermedad.
  • Todos queremos ser tratados eficazmente del dolor, tener la ayuda necesaria y no ser abandonados por el médico y el equipo sanitario cuando la enfermedad sea incurable.
  • Todos queremos ser informados adecuadamente sobre la enfermedad, el pronóstico y los tratamientos que dispone la medicina, que nos expliquen los datos en un lenguaje comprensible, y participar en las decisiones sobre lo que se nos va a hacer.
  • Todos queremos recibir un trato respetuoso, que en el hospital podamos estar acompañados de la familia y los amigos sin otras restricciones que las necesarias para la buena evolución de la enfermedad y el buen funcionamiento del hospital.

¿Cómo queremos morir?

  1. Sin dolores.
  2. Pudiendo rechazar tratamientos que prolongan artificialmente la vida.
  3. Informados sobre la enfermedad y las posibilidades de tratamientos, con palabras comprensibles.
  4. Pudiendo decidir sobre lo que se nos va a hacer y rechazar tratamientos que prolongan artificialmente la agonía.
  5. Siempre tratados con respeto y cariño por los profesionales de la salud.
  6. Estando acompañados de la familia y los amigos.

Ver CONTINUACION DE ESTE ARTÍCULO

COLOMBIA:

Full empleo de Técnicas Psicológicas de Control a la Población parecen ser nota característica de la Campaña Electoral

CONTINUAR LEYENDO...

Ahora, los LAICOS CATOLICOS tenemos en MISIONEROS DE LA CIUDADANIA un apoyo permanente en la reflexión de los problemas que como ciudadanos debemos atender.

VISITENOS....

VALORES HUMANOS / AMOR DE PAREJA / BIOETICA / HISTORIA

EDUCACION FAMILIAR / PREVENCION SUICIDIO / MEDIOS DE COMUNICACION / REVISTA DIGITAL / JUVENIL

VIDEO SOBRE EUTANASIA / Ver CONTINUACION DE ESTE ARTÍCULO /

HOME / SENTIDO DE VIDA / PREVENCION / ESPIRITUALIDAD / PAPEL DEL MÉDICO / Adquiera YA el CD ROM

 

 

Para Análisis

Declaran su muerte cerebral… y despertó: La historia de Zack Dunlap

Un joven de 21 años ha sido protagonista de una sorprendente historia en Estados Unidos. Sufrió un grave accidente, los médicos que lo trataban declararon su muerte cerebral pero despertó poco antes de que le extirparan los órganos vitales que serían donados a otros pacientes.

Zack Dunlap explica que no recuerda el accidente, pero sí recuerda haber oído al doctor que lo declaró muerto. "Lo escuché y me volví loco por dentro", comentó el muchacho de Oklahoma, en el programa Dateline de la cadena estadounidense NBC que lo entrevistó junto a sus padres y su hermana Casey.

Las pruebas iniciales tras el accidente mostraban que no había habido flujo de sangre en el cerebro de Zack, y los doctores determinaron que se trataba de alguien con muerte cerebral.

Tras la decisión, se informó a la familia Dunlap. Mientras ellos se dirigían a despedirse del hijo al que creían fallecido, un equipo se preparaba para extraer los órganos que servirían para transplantes en otros pacientes.

La abuela de Zack, Naomi Blackford, rezaba por su nieto. Ella comentó a NBC que lo único que pedía "era un milagro. Era demasiado joven para que Dios se lo llevara. No era su momento".

Dan Coffin, un primo de Zack y además enfermero, miró el monitor que daba cuenta de los signos vitales del joven y pensó que había cierta mejoría. Sacó su pequeña cuchilla de bolsillo y la pasó por una planta de los pies del muchacho. Dunlap la arqueó, pero para la enfermera encargada era solo un movimiento reflejo. Coffin intentó luego otra prueba con las manos lo que hizo que Zack cruzara uno de sus brazos sobre el otro, clara señal de actividad cerebral.

De vuelta a la vida

Inmediatamente los médicos retomaron el tratamiento médico. Dos días después le retiraron el respirador artificial y al cabo de cinco días Zack pudo despertar y mirar a su alrededor. Una semana después comenzó a responderle a su neurocirujano y a decir sus primeras palabras.

"Miró a todos lados y me dijo 'Te amo'", explica Pam Dunlap, la madre del muchacho, que ese mismo día comenzó a dar algunos pasos.

El cirujano de Zack afirma que no existe explicación médica para su recuperación, dado que todos los procedimientos se siguieron adecuadamente. El resto del personal del hospital a cargo de Dunlap concuerda con esta opinión: todas las pruebas habían sido precisas y se habrían dado cuenta de la existencia de signos vitales en el joven antes de sacarle cualquier órgano.

"Ambos sentimos que Dios tiene un gran plan para Zack. Haremos todo lo que esté en nuestras manos para que lo alcance, sea lo que sea", relata Pam Dunlap.

Zack ha resuelto dedicarse a la pesca. "No más cuatrimotos", dijo a Dateline NBC.

 

 

Opinión del Cardenal Rubiano